Pre o cu pan te

Dos asaltos ocurridos en diez días, a dos entidades bancarias,
resulta altamente preocupante.

A las 4:30 de la tarde de ayer, malhechores asaltaron a punta de pistola una sucursal del Banco Popular, ubicada en el interior de una estación de combustible en la avenida Luperón con calle Olof Palme del Distrito Nacional, cargando con una suma indeterminada de dinero.

En el acto se presume la participación de cuatro individuos, tres que penetraron en la entidad bancaria y otro que esperó en el vehículo en que escaparon tras lograr su cometido.

Esta no es la primera vez que esta sucursal bancaria es asaltada, en julio del año 2015 ocurrió una situación similar que tuvo como desenlace la muerte de un guardia de seguridad, que recibió un disparo a quemarropa en la cabeza.

Y no es que uno se preocupe por el robo a los bancos en sí, si no que debe mover a preocupación a las autoridades y a la población en sentido general, porque estamos hablando de la seguridad nacional.

Y más cuando se habla de que el crimen organizado de la región podría estar detrás de su organización.

No es como dice el refrán que ladrón que le roba a ladrón tiene cien años de perdón.

El dinero que le roban a los bancos, estos, de algunas formas lo recuperan.

Telenord.com

El Nordeste a tan solo un click

Servicios

  • Television
  • Internet
  • Publicidad

Grupo Telenord

  • Acerca De
  • Sostenibilidad
  • Contacto
  • Terminos de Servicio
  • Politicas de Privacidad